sábado, 23 de marzo de 2013

Respuestas pendientes


La lógica del amigo-enemigo. Siempre vigente. Presta para aparecer en cualquier circunstancia y para actuar en diferentes ámbitos: político, social, cultural, deportivo… No desperdicia ninguna ocasión. Sabe usufructuar cada oportunidad. Se impone con una fuerza arrolladora capaz de anular posturas que no le sean funcionales.  La violencia del discurso (cuando no física), el deseo de implantar un determinado punto de vista y la imposibilidad de dialogar y aceptar errores (o engaños)  son elementos constitutivos -y necesarios- que interactúan y se complementan, a fin de lograr que el mecanismo accione correctamente. Frente a los diferentes acontecimientos que diariamente apreciamos a través de los medios de comunicación tradicionales y/o redes sociales, es oportuno volver a preguntarse si el modus operandi de este método repercute en los habitantes argentinos y en qué medida somos permeables a su influencia.  ¿Podemos  analizar cada situación de manera crítica?, ¿cuestionamos la validez de nuestros pensamientos y los conocimientos adquiridos en distintos tópicos?, ¿ establecemos acuerdos con personas que piensen distintos – encontrando en la diversidad una manera de enriquecerse y crecer- ?, ¿sabemos o aceptamos reconocer que fuimos estafados intelectualmente por personas con sombríos intereses?, ¿esquivamos la tentación de apelar a frases remanidas ( “respeto tu opinión, pero no la comparto”, por ejemplo), si las mismas son utilizadas como excusa para no dar el brazo a torcer frente a la irrefutabilidad de una prueba que evidencia el error de lo que creíamos como cierto, sea por ignorancia o desconocimiento? Los interrogantes son viejos, se han planteado miles de veces,  y tal vez tenga escaso valor práctico formularlos de nuevo. Pero quizás no… quién dice que  aburridos de la polarización, de la fragmentación, de las constantes peleas, del agravio permanente y de la repetición cíclica de oscuros acontecimientos, nos decidamos a salir de la apatía, elaborar las  respuestas pendientes y aprender de  los errores del pasado  para no volverlos a cometer en el presente; apoyados en la fuerte convicción de que está en cada uno de nosotros beneficiarse de la variedad de razonamientos(fortaleciendo, a la par, el propio),  y en el entendimiento de que podemos debatir y elaborar argumentos sólidos sin recurrir al insulto, a fin de que los problemas que nos aquejan como sociedad puedan afrontarse y resolverse gradualmente(con madurez), independientemente del tiempo que nos demande construir alternativas coincidentes con nuestros anhelos. ¿Obtendremos los resultados esperados? No lo sé… pero sí estoy seguro que se habrá ganado mucho con el solo hecho de intentarlo. 

lunes, 11 de marzo de 2013

Contra todos los pronósticos

Se presagiaba la debacle.  Lejos de la pelea por el campeonato de liga, con un equipo que no terminaba de ensamblarse, y con dos empates nada alentadores en  Copa del Rey y Champions League,  El Real Madrid debía medirse ante dos rivales de fuste para superar un momento adverso y cambiar un panorama que no era para nada alentador. El primer desafío lo tuvo en el Camp Nou.  Un tempranero gol de penal de Cristiano Ronaldo fue el punto de partida para un cómodo triunfo. El Barcelona de Roura fue claramente superado por el conjunto merengue. La dupla CR7- Di María fue incontenible para los centrales blaugrana.  A espalda de  Dani Álvez y Jordi Alva, los atacantes supieron sacar rédito de la velocidad y la gambeta , para desbordar con suma facilidad a Piqué y Puyol. Una clara muestra fue el segundo gol de Madrid. El impecable cabezazo de Varane  desmoronó las  escasas esperanzas que le quedaban al elenco culé; y ni siquiera el gol del descuento  puso un ápice de duda sobre lo que ya parecía definido. El merengue se clasificaba de visitante (1-3) a la siguiente instancia de la Copa del Rey. Quedaba la revancha en el Bernabeú, por la BBVA.  Lejos estaba el título (15 puntos debajo de su rival) y cerca el partido contra el Manchester United.  Mourinho alineó con un equipo alternativo, a sabiendas de su próximo compromiso. Nuevamente el  Blanco  madrugó al Barca. Benzema abrió el marcador a los cinco minutos, pero Messi  empató el derby  13 minutos más tarde  -igualó la marca de Di Stéfano como jugador con más goles en el clásico (llegó a los 18)-  y abrió una incógnita sobre el desenlace, resuelta en el minuto 86 con el gol de Sergio Ramos. Nuevamente el blaugrana sufría en el juego aéreo y el Madrid lo aprovechaba.
 En Old Trafford  fue distinto. Al igual que con el Barcelona, el conjunto merengue llegaba con un  1-1 difícil de remontar; pero Ferguson planteó un esquema diferente. Le cedió la pelota al Madrid y lo espero de contraataque. Tal fue la eficacia del esquema táctico que sólo se vio desmoronada con una injusta expulsión de Nani, cuando el 1-0 del Manchester (gol en contra de Ramos) complicaba la obtención de la Décima. A partir de allí, todo cambió. El ingreso de Modric le dio juego y gol al Madrid. Ni bien entró, el croata se sacó de encima a un rival y remató al arco de De Gea. La pelota dio en la parte interior del palo izquierdo del arquero e ingresó mansamente en la red.  El United no tuvo tiempo de asimilar el golpe.  Pasaron dos minutos para que una jugada elaborada por Higuaín (de gran partido) y Özil culminará con el gol de Cristiano.  2 a 1  y  a aguantar. Diego López, el arquero reemplazante de Casillas, contuvo el vendaval. Atajó tres pelotas decisivas que podían complicar la historia. El Merengue apelaba a la contra. Sin más sobresaltos, llegó el pitazo final y la clasificación a cuartos de final en la Copa de Campeones
Distintos escenarios.  Elenco estable,  actores de reparto, una trama compleja  y finales inesperados.  Primer acto: Barcelona;  el último, Teatro de los Sueños.