miércoles, 30 de octubre de 2013

Dar un paso más

Pasaron 30 años de las elecciones que consagraron a Raúl Alfonsín como el primer presidente electo en la recuperada democracia. El 30 de octubre de 1983 representa para el país, quizás, el hito fundacional de una etapa en la que un sistema de gobierno se afianzó. Más allá de levantamientos militares sofocados, acuerdos que garantizaban amnistías y perdones para los rangos inferiores (derogados en el 2003 durante la presidencia de Néstor Kirchner) y obstáculos que parecieron dificultar las cosas, el consenso general-salvo escasas excepciones a la regla- defendió y sostuvo a la democracia como el régimen de gobierno por excelencia. Nadie discute desde entonces la importancia de tener la posibilidad de votar y elegir representantes en los poderes del Estado, y la posibilidad de manifestarse libremente sin ningún tipo de condicionamiento.  Sin embargo, pasada la década del 80, las expectativas de futuros avances fueron disipándose en el aire. La democracia quedó directamente asociada con la chance de votar y de no ser coartado en la posibilidad de expresarse, y se restringió tan solo a los aspectos mencionados. Los intentos por generar las condiciones para que la igualdad ante la ley sea correspondida con una paridad en las condiciones de vida de las personas, que permitan llevar a la práctica el valor y acorte la brecha social, si no fueron inexistentes, al menos, distaron mucho de ser propósitos prioritarios para el conjunto de la población. El desprestigio de la clase dirigente vía promesas incumplidas, candidaturas testimoniales y enfrentamiento con enemigos de turno polarizaron posturas, enfrentaron entre sí a los ciudadanos y sembraron intolerancia en los últimos años, socavando de a poco postulados básicos del sistema. De a poco la intolerancia y la violencia (física y verbal) fueron ganando terreno y hasta el sufragio se convirtió para algunos un derecho que no tuviera que ser obligatorio (si no opcional). El panorama señalado si bien empieza a ser preocupante, no es un escollo insalvable.
Estamos a tiempo de dar vuelta la página y seguir consolidando el sistema democrático a través de una renovación necesaria. No puede retrasarse más la aplicación de políticas públicas que permitan que los sectores más vulnerables no se vean sometidos a engaños, manipulaciones, o coacciones (puede hacerse una lista de las mencionadas en las elecciones de los últimos años) que le impidan votar a conciencia; y los representantes tienen que retomar la sana costumbre de cumplir con las obligaciones y promesas efectuadas, a fin de ganar- en la tan mermada- credibilidad. De cualquier manera, los replanteos no son solamente necesarios para los funcionarios, insisto. Cada uno de nosotros, desde su lugar tiene que predicar con el ejemplo. De esa manera, habremos dado un paso más. 

jueves, 10 de octubre de 2013

A cuatro años

El 10 de octubre del 2009, a las 6, la Cámara de Senadores aprobó la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Con el voto favorable de 44 integrantes y el rechazo de otros 24, el deseo de distintos sectores de la sociedad se materializaba, al menos, en un documento. El proyecto reglamentado el 1 del mismo mes había iniciado un largo camino desde la presentación de la propuesta en el Teatro Argentino de La Plata hasta la aceptación de la Cámara Alta, la promulgación  y la publicación en el boletín oficial( previo paso del proyecto por Diputados-147 votos a favor, 4 en contra, 1 abstención y 104 ausencias-). La mal llamada “Ley de Medios”  generó un sinfín de malentendidos, informaciones y desinformaciones desde el momento mismo de su concepción, que se fue acrecentando con el paso del tiempo. Rápidamente quedaron expuestos errores de los detractores al incluir a los medios gráficos dentro de un mapeo de holdings (el elaborado por Lanata en su programa dominical es un claro ejemplo), a los que se sumaron noticias a medias como aquella que narraba la asignación de 20 señales de TV sin el correspondiente concurso abierto y plan de adecuación técnica previsto, que según el AFSCA son autorizaciones precarias-no licencias otorgadas- por tiempo limitado que habían quedado pendiente desde que Mariotto estaba en el cargo.  Sin embargo, los cuestionamientos de medios opositores están bien orientados en otros puntos. El Gobierno dejó al desnudo las falencias del articulado legal al desconocer cuestiones técnicas (por no consultar a expertos en telecomunicaciones), y al no poner con otras empresas mediáticas el mismo empeño encarado contra Clarín en su lucha por evitar transgresiones al texto. Una nota del periodista José Crettaz, publicada el 7 de diciembre en el diario La Nación (“La Ley de Medios, un desafío para los grandes grupos”), repasa los particulares casos de desviaciones a la normativa. Sea por ignorancia o despreocupación de las autoridades (por ejemplo, no estar al tanto que en un mismo canal pueden caber cinco señales digitales o que la fibra óptica que comparten la TV por cable e Internet son la misma) o por conveniencia mutua, distintos conglomerados mediáticos pudieron sacar ventaja temporal (tuvieron que adecuarse) o definitiva hasta el momento.

independientemente de las diferentes posturas que uno pueda asumir en referencia al tema y más allá de los incipientes avances de La Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual( que infográficamente nos cuenta  hoy Tiempo Argentino en su edición ) en su noble objetivo de democratizar el acceso a los medios de comunicación y eliminar los monopolios, nada podrá hacerse hasta tanto no se reglamente el plan técnico de distribución del espectro radiofónico, mientras no se corrijan las cuestiones técnicas o se vele por el total cumplimiento de la normativa. Se podrían nombrar varios aspectos más atinentes al respeto de los derechos del niño, el tiempo designado a publicidades, el Fútbol para Todos, el nombramiento del director faltante de un director del AFSCA, la no constitución del Consejo Honorario Consultivo de los Medios Públicos y tópicos afines escasa o nulamente atendidos por el Gobierno…pero si aunque sea se logra ir más allá de la lucha contra un multimedio y hay un convencimiento sincero sobre la importancia del articulado, se habrá ganado mucho y quizás todo.  

lunes, 26 de agosto de 2013

Una amiga fiel

Te asocio con remotos días en los que mis abuelos maternos entonaban juntos un tango  en los albores de una fría mañana. Te recuerdo en tardes domingueras como la infaltable compañera de los paseos esporádicos que daba con el padre de mi viejo. Cómo olvidar cuando sentado en la orilla del cordón me dijiste de manera apasionada que Olimpo había ganado un partido de Liga del Sur, y me hiciste desear con todas mis fuerzas crecer de golpe, solo para ir a la cancha a alentar al Aurinegro.
Conmigo estableciste una relación diferente a la que forjaste con los “nonos”. A ellos los obligaste prácticamente a que te siguieran de cerca. Los acostumbraste a que tenían que escucharte con atención y que no podían andar haciendo en simultáneo otras actividades.  Como una extraña paradoja del destino, el tiempo te hizo menos mañosa. Te flexibilizaste con los ancianos y mis padres; y a mí me diste absoluta libertad. Desde la infancia estuviste a mi lado cuando improvisaba relatos de fútbol mediante encuentros que se desarrollaban en mi cama con muñecos de papel- que hacían las veces de jugadores- y cajas de zapatillas que simulaban arcos donde una bolita (la modesta pelota) debía ingresar para que el gol se materializase. Posteriormente, te entretuviste captando nuestra atención (la mía y la de mis amigos) cuando gritabas apasionadamente un perdido gol en la mitad de un picado en el playón del Parque Independencia. Pensar que jamás te consulté si te gustaba o no el deporte, tampoco indagué posteriormente cuando mi curiosidad me llevó a interiorizarme por algunas ramas del arte, la política y las cuestiones sociales… y nunca te escuché quejarte cuando tuviste que adaptarte a los más disímiles géneros musicales que fluctuaban en consonancia con mis estados de ánimos.

Llegaste a los 93 años. Naciste el 27 de agosto de 1920, aproximadamente a las 21, en el Teatro Coliseo. Cuando la voz del doctor  Enrique Telémaco Susini (acompañado en su hazaña por Luis Romero Carranza, Miguel Mujica y César Guerrico) le hizo saber al mundo que la argentina era el primer país en transmitir con propósitos de continuidad emisiones radiofónicas, aprovechando los adelantos técnicos de Guillermo Marconi y anteponiéndose a Estados Unidos en la proeza. Desde aquel instante, cambiaste la vida de muchos. Cuántos momentos de melancolía y tristeza pudiste hacer más llevaderos, qué cantidad de veces acompañaste momentos de extrema felicidad u ocasiones únicas que en el futuro alguno recuerde con una sonrisa… sinceramente no lo sé.  Intuyo que debieron ser muchos; y si así no es, que se mantenga la magia. Para que en cada cumpleaños recordemos cuál es tu esencia y tu marca constitutiva. Ahora y por siempre.  

lunes, 12 de agosto de 2013

“El cuerpo agradece cada pequeña acción que desarrollamos a su favor”

Cristian Romanelli es instructor de sobrecarga del gimnasio Ilugym. En dialogo con Bonus Track, el entrevistado explicó cuáles son los beneficios que obtienen las personas que se preocupan por lograr un desarrollo muscular armónico.

·         ¿Por qué un joven adulto tiene que desarrollar musculatura?
·         En realidad, es útil para todos. Que en tu vida cotidiana, con miras a futuro, puedas ascender  y descender escaleras por tus propios medios, retorcer ropa sin que te cueste mucho, bajar una persiana… toda actividad, por insignificante que parezca, sirve de ayuda. La actividad física  va más allá del crecimiento corporal, se trata de no hipotecar salud.
·         Aludís a desarrollar pequeñas acciones para mejorar la calidad de vida y lograr una armónica formación muscular.
·         Siempre les digo a los que vienen al gimnasio       que hay que ser constantes y pacientes-principalmente- , porque uno busca resultados rápidos, y no están a la vista, no es tan fácil. Te cuento: cuando nos ejercitamos rompemos  moléculas. Se conoce   como proceso de catabolismo.Es similar al hecho de ver un albañil derribar una pared.Posteriormente al desplome viene la etapa de edificación, de construcción de moléculas. Se lo llama anabolismo. ¿Qué es básicamente? Es una buena, variada  y  sana alimentación: frutas, verduras, legumbres, carnes magras, pescados y productos lácteos; y un adecuado descanso.
·         El joven, cuando va al gimnasio, ¿va por una cuestión estética o tiene en cuenta el tema de la salud?
·          No voy a decir todos, pero aproximadamente un 90 por ciento van mentalizados en lo estético. El rol que nos toca a nosotros, los "profe" de turno, es tratar de darles una buena calidad de vida, aunque ellos no la vean  hasta que tengan un resultado (un análisis o algo por el estilo); pero las dos cosas van de la mano: lo que ellos quieren es lo que yo busco, y viceversa; así que de manera silenciosa y desapercibida, yo les puedo dar una mano sin que se den cuenta.
·         Y poco a poco, una vez que van trabajando, se van dando cuenta de que hay cosas más importantes, ¿no?
·         Bueno, eso va mucho en el “profe” de turno. En mi caso particular, a mi me gusta machacarlos, contarles y explicarles los beneficios… en fin, no sé, tal ejercicio es bueno para la postura, o  para el equilibrio, con esto vamos a poder quemar grasas, etc. El día de mañana se harán análisis, irán a su cardiólogo y  se darán cuenta de que la actividad física va más allá de que la chica tenga la cola parada, que un hombre tenga cierta espalda. Los resultados, al no ser tan palpables como el desarrollo corporal-que uno se mira en el espejo-  se advierten posteriormente cuando se hacen estudios.
·         Se puede decir que uno va buscando una cosa y termina encontrando otra…
·         Tal cual. La idea es concientizarlos de otra manera. L actividad física va más allá de lo estético,  implica una buena calidad de vida. Yo trato de insistir, lo repito hasta dos o tres veces si es necesario para quedarme tranquilo.
·         ¿Son usuales los casos en los que las personas van a mejorar una determinada parte del cuerpo, vos te das cuenta que tiene que mejorar otras cosas, y la actividad se encamina hacia ese lugar?
·         Sí. Puede pasar que venga una chica que, obviamente, desee ejercitar piernas y cola. Al mirarla  notás que tiene una escoliosis muy pronunciada, y al hablar con ella te cuenta que tiene un trabajo de oficina o estudia en la Universidad (peor todavía para su patología). Así que más allá del trabajo de las piernas, hay que corregir espalda, trabajar pechos, zona lumbar, abdominales, hombros… volvemos a lo mismo: un trabajo armonioso. Todo, todo, todo completo.
·         ¿Es fácil hacerlos tomar conciencia?
·         Hay veces que no, porque ya van idealizados. Mucho va en el resultado o en lo que miran: la televisión vende una imagen, la revista vende una imagen… resulta que tienen confianza con el verdulero de la esquina que les aconsejó... Es lo mismo que  te ofrezca que compres este zapallo, yo no estoy especializado en ese rubro, y la verdad es que molesta cuando se meten en algo que no se han capacitado. Por momentos parezco Don Quijote luchando contra los molinos de viento, pero se puede. Quizás, de cinco personas lo puedo lograr con una o dos, pero bueno, yo ya me siento contento con eso.
·         Y te agradecen…
·         Sí, esa es la parte gratificante. Porque después, por  ejemplo, la persona tiene triglicéridos, colesterol  o diabetes, y la mejor manera de darse cuenta es a través de un análisis sanguíneo. Supongamos que pasaron seis meses, se hizo estudios y los comparó con otros, y notaron la mejoría. Te dan las gracias, y uno -la verdad- advierte cierta alegría.
·         Y en esta búsqueda de lograr un desarrollo corporal armónico, ¿con qué problemas se puede encontrar un joven?
·         (Largo suspiro). Tenemos  que pensar que es algo novedoso: como todo lo nuevo para un ser humano, uno siempre tiene ciertos recaudos. La idea nuestra es ayudarlo: darle una buena indicación y explicarle por qué es bueno este ejercicio, enseñándole correctamente la técnica (porque sino se pueden producir lesiones, terminaría siendo peor todavía). Hablándole y dándole ejemplos se puede  educar a la otra persona para que tome conciencia.
·         Y que pueda crecer con estándares de calidad de vida, por lo menos.
·         Sí, obviamente, ya lo había dicho en un principio: la idea es que suba escaleras, no use ascensores,  que vaya al supermercado (por más que lo tenga a tres o cuatro cuadras), que no utilice el auto, que lleve bolsas, que si puede lavar algo a mano que lo haga también:  todo implica actividad física. No es solamente hacer celibato en un gimnasio. Salir a a correr o hacer natación… eso el cuerpo después te lo agradece. Es algo positivo.
·         En resumen, a través de pequeñas acciones se pueden lograr grandes cosas.
·         Es verdad. Inclusive esas pequeñas cosas ayudan, desde lo psicológico, a que uno se concientice y supere a si mismo: porque a la hora de entrenar, en el caso puntual de un gimnasio, no deja de implicar que en realidad el que se ejercita es uno mismo. Por más que  tenga un instructor o un “profe” de turno que te va a dar las indicaciones,  la persona tiene que hacerlo. Al principio va a sufrir ciertos dolores, va a sentirse medio rezongón (si se me permite el término), pero finalmente, va a dar resultados positivos, eso seguro.

sábado, 6 de julio de 2013

“Mi evolución en la escritura tiene que ver con la novela”


El jueves 6 de junio se exhibió, en La Casa de la Cultura, la novela Un verano para recordar, del escritor bahiense Luciano Sívori. En diálogo con Bonus Track, el autor  nos comentó sobre la forma en que se gestó y la manera en que vivió el evento.

          ¿Qué análisis hacés de la presentación?

·         Sinceramente, me sorprendió muchísimo, para bien.Fue una labor  muy profesional por parte de EdiUNS. El músico invitado, Fernando Medori, estuvo espectacular. Las palabras fueron las justas y se generó un ambiente muy ameno, de mucho humor  y alegría. Estaba toda la gente que quería que estuviera, inclusive vinieron algunos que ni conocía, hecho que también  es muy lindo. Sinceramente, la pasé muy bien.
·         La culminación y coronación de dos años de trabajo…
·         Sí, e incluso, todo de forma muy inesperada, porque cuando empecé a escribir la novela (tardó aproximadamente tres meses en escribirla,  y año y medio en corregirla y editarla), redacté con la idea de llegar a publicar, pero uno lo ve tan lejano que, realmente, en el momento en que se termina de materializar es muy fuerte.
·         Contame cómo se empezó a concebir y los porqué de la elección del formato. 
·         Bueno, la concepción de la novela en sí, ya te digo que no me acuerdo cómo pasó todo. Empecé escribiendo de muy chico, desde los primeros años de la secundaria, poco a poco fui leyendo… creo que uno aprende a escribir leyendo a los grandes autores, y no me siento todavía ni cerca de ser uno de ellos,  o de un gran escritor;  pero sí me doy cuenta que algo fui evolucionando, y el crecer tiene que ver con la novela, porque arranqué con algunos guiones de teatros sencillos, con descripciones muy básicas, prácticamente eran diálogos, pasé a escribir algunos cuentos (hoy en día elaboro uno cada mes y medio); pero finalmente terminé en la novela, que de alguna forma es lo más complejo que uno podría llegar a querer concebir. En realidad no sé por qué se me ocurrió, pero un día me levanté diciendo: “Tengo esta idea, quiero escribirla” y comencé. Tres meses que pasaron volando, se esfumaron. Cuando terminé resultó que no solo tenía una novela entretenida y amena, sino que poseía un montón de crítica social, reflexión,  filosofía… y era muy conceptual. Ahí fue donde dije: “Vamos a ver si alguien dice que vale la pena”. Se la empecé a mandar a amigos, familiares,  a gente que no conocía, y algunos me dijeron: “Sí, la verdad es que está muy buena, tenés varias  cosas para corregir, pero la encuentro interesante”. Así fue como fue surgiendo el interés por publicar.
·         ¿De qué trata la obra?

·         Es una historia de aventura de tres amigos. Uno de ellos es el que se siente más feo, menos de todo. Tiene algunas ideas raras: confía en las señales del destino y cree que el universo le habla y lo va llevando a donde el quiere llegar, que en este caso es encontrar a su alma gemela. Es una persona reflexiva, solitaria, filosófica y existencial. Los dos amigos deciden seguirlo a Puerto Madryn, sitio donde consideran que van a encontrar a la persona. Se empiezan a desatar unas pequeñas odiseas, se revelan algunos secretos que llegan a hacer –inclusive- que sus vidas peligren; y en el medio descubren que hay un personaje enigmático, que lo llaman El Viejo Cansado, que parece saber demasiado sobre ellos. Entonces, en este viaje de reconocimientos y de aprender sobre ellos mismos y la realidad que los rodea, van a empezar a descubrir que hay una fuerza sobrenatural que los está guiando y persiguiendo, a pesar de que no hay elementos sobrenaturales que se definan como tales. Existen, también, cosas que todos podemos llegar a identificar: la búsqueda del destino y de nuestra propia  identidad,  y lo mal que nos puede llegar a hacer la mentira en una relación de pareja o de amistad. En el medio, hay mucho humor, y básicamente, una aventura- con demasiado corazón- de un grupo de amigos en la búsqueda de sí mismos.
·         ¿Qué papel juega la juventud en tu novela?
·         En realidad, siempre  lo dije, está basada en gente que podríamos llamar jóvenes- adultos. El nuevo adolescente que está saliendo de esa época turbulenta que es la adolescencia y entrando a la Universidad, pero que todavía no llegó a saber qué es lo que quiere, qué es lo que busca. La juventud tiene un rol fundamental; de hecho sería uno de los leitmotiv de la novela, porque ellos viven todas las cosas que hoy en día vive un joven, tanto sexualmente como socialmente... esto de elegir una carrera y no estar seguro de si es lo que quieren hacer para toda la vida. Me parece que en ese sentido tiene mucho para que una persona de esa edad, de unos 20/22 años, se sienta representado; pero además, para que el adulto pueda entender cómo hoy en día ha cambiado la forma de vivirse ese período de vida que es el del joven adulto.
·         Por las problemáticas que mencionás y por todos los temas que me fuiste comentando, tiene un fuerte anclaje en la realidad.
            Sí, totalmente. De hecho, está ambientada en una argentina contemporánea. Todo sucede en períodos muy chicos, que podrían llegar a ser dos semanas. La historia va y viene en el tiempo: a veces al futuro, otras al pasado. Está centrada en lo que nos pasa actualmente, a pesar de que las temáticas que se tratan son universales. Inclusive, los personajes no son solo personajes, sino algo más. Tenemos a  uno que representa a las características de un joven adulto de esta era. 

martes, 25 de junio de 2013

El promedio: un sistema sin bases sólidas.

Lo única certeza es que no hay nada cierto. Cuando el Promedio hacía gala de una eficacia absoluta como un método seguro para que los denominados "Equipos Grandes" se aseguren la permanencia en la máxima división del fútbol argentino, las pequeñas fisuras comenzaron a hacerse evidente. A la par que fallidas gestiones de presidentes y comisiones directivas derrumbaban la solidez estructural ( o al menos, una ordenada administración ) que supo conseguir en el pasado, Racing tuvo que volver a hacer frente a la posibilidad cierta de abandonar la Primera. El ajustado triunfo frente a Belgrano de Córdoba en el 2008 evitó que volviera a participar en la segunda división, como lo hizo en 1984 (tras descender el año anterior). El primer síntoma hacía su aparición. Posteriormente, lejos de señales anticipatorias, los cimientos sobre los que se asentaba "El sistema del Promedio" se empezaron a resquebrajar. El 26 de junio de 2011, en contra de cualquier pronóstico, el Pirata cordobés empató en el Monumental (previa victoria de El Celeste en su cancha) y mandó a River Plate al Nacional B. Rápidamente el Millonario ascendió y San Lorenzo (el primero de los Grandes en descender-1981-) tuvo que defender su lugar en la A en un enfrentamiento directo -que sorteo sin dificultades- frente a Instituto. La estrategia pergeñada y defendida a ultranza por la dirigencia de la AFA  sufría un segundo embate (preanunciado con el hecho cierto de la debacle deportiva e institucional de la Banda). Ni siquiera la intención de eliminar los partidos de la Promoción ( entre los calificados en decimo séptimo y décimo octavo lugar de la Primera, contra los ubicados en el cuarto y tercer puesto del Nacional B, ordinalmente) y establecer tres ascensos directos (primero, segundo y tercero del Nacional B) e igual cantidad de descensos (los últimos tres de la tabla de promedios) permitió restaurar un sistema absolutamente infructuoso para los objetivos que se plantearon desde su aparición (reconocido por el propio mandamás de la AFA en una entrevista concedida a Eduardo Ramenzoni). El pasado 15 de junio, Independiente se sumó a la lista de equipos que perdieron en algún momento la posibilidad de mantenerse en la A. 
Frente al panorama planteado, resta preguntarse sobre las razones para mantener el Promedio en el fútbol argentino.Se demostró con creces que no ayuda para que determinados elencos conserven la categoría; y lo que es peor aún, impide que aquellos que llevaron adelante buenas campañas se vean imposibilitados de su trabajo por una simple cuestión de números, que refleja-generalmente- poco y nada de lo apreciado en el campo de juego. Si al menos "todo pasa" que transite de la mejor manera. 
 

sábado, 15 de junio de 2013

Un mensaje i-real

La hija del empresario más acaudalado de la ciudad-así cuentan- te ha enviado un mensaje a ti, al que pasa desapercibido, a un sencillo y modesto empleado, a un hombre del montón que, insignificante ante la reverberante presencia de la hermosa doncella, se ha refugiado en lo más profundo de un ser con sus lejanos anhelos, justamente a ti te ha enviado la hija del empresario un mensaje.
Mandó a llamar al chofer de la limusina de su padre, y le susurró la oído el mensaje; tanta importancia le otorgaba que se lo hizo repetir al oído. Asintiendo con la cabeza, confirmó la exactitud de lo dicho, y, previamente a que el conductor emprendiera el viaje, le hizo jurar que no le diría nada al resto de los familiares y que haría hasta lo imposible porque ese recado llegara a destino. 
El mensajero se puso inmediatamente en camino. Un hombre cumplidor, fiel servidor incansable. Luego de encender el vehículo se dirige a la dirección señalada. Cuando el sendero le ofrece resistencia, saca pecho y busca- como un buen baqueano- al atajo conveniente. Adelanta muy fácilmente, como ningún otro podría hacerlo; ¡pero la calzada está tan poco cuidada!, sus pozos no terminan nunca. Si tuviera vía libre, ¡cómo volaría!, y pronto oirías el magnífico golpear de sus puños en tu puerta. Pero en lugar de eso, ¡cuán inútilmente se esfuerza! Todavía se está abriendo paso entre una prolongada hilera de automóviles que lo preceden, jamás logrará superarla a tiempo (para volver temprano a la mansión y no generar sospechas), y si lo logra nada se habría ganado con eso; tendría que superar la fila siguiente y la subsiguiente, y así durante horas. y si finalmente pudiera llegar en tiempo récord- pero nunca, jamás podría ocurrir esto- apenas si todavía tendría ante sí el barrio en el que te encuentras, en plena periferia, donde una limousine como esa sería fácilmente reconocida. Nadie dudaría de su procedencia, y menos aún con las particularidades que presenta el vehículo del extravagante millonario.
Pero tu estás sentado frente a tu ventana, y te lo sueñas cuando cae la tarde. 

* Parafraseo del cuento  Un mensaje imperial de Franz Kafka.